¿Qué es el salario emocional?

Salario emocional

Tuve la oportunidad de asistir a una charla interesante en CAEB el 3 de marzo dictada por el psicólogo y coach Humberto Borrás de TalenthumConsultores

El tema estaba muy asociado a la prevención de riesgos laborales y a la productividad de los trabajadores.

El salario emocional son todas las retribuciones no económicas que el trabajador puede obtener de la empresa con el objetivo que sea más productivo.

Este salario emocional busca que el trabajador se comprometa, sea leal y que sea feliz haciendo las tareas que se le asignan.

Por ejemplo: los horarios flexibles, plan de incentivos, formación, actividades, programa de reconocimiento, entre otros.

Sin embargo, aunque todos sabemos que felices trabajamos mejor y más, no siempre garantiza que si la empresa lo pone en práctica todo sea maravilloso.

Creo que para que funcione tienes que conocer muy bien con quien estás trabajando, sus necesidades actuales y sus deseos futuros y a partir de allí adaptar las estrategias de “lavado cerebral”.

Esta claro que es responsabilidad del “líder” fomentar el buen clima, la comunicación y la organización.  Si no tienes estas destrezas, contrata a alguien que lo tenga.

Cada vez más los trabajadores valoran ese “extra”, y es porque el salario mínimo es ridículo.  Cada vez menos se toleran a “jefes” inseguros, malhumorados e irascibles.

Nadie niega que algún día pueda ser difícil pero tus trabajadores no son tus parientes cercanos, son personas que trabajan porque les interesa lo que les estás ofreciendo.

Yo me quedo con la “inteligencia egoísta”, que si solo te mueve el dinero y llegar a los objetivos tendrás que hacer ver que te importa lo que pasa aunque para ti solo sean números.

Tiene sentido porque cuando emprendes un negocio es para ganar dinero, incluso las ONG lo piden a cada momento para sus proyectos.

Y si un trabajador no te es rentable, hay que cambiarlo por otro.

Si solo te mueve tú interés más temprano que tarde tus colaboradores se darán cuenta y a la primera oportunidad se irán, con lo que conlleva invertir tiempo para reclutar, elegir, formar y el nuevo recluta no tardará en unirse junto con los que aún no han podido huir o peor aún hacen lo mínimo para que no les toquen los cojo….es.

Cuidado si sólo te mueve la inteligencia para los números y no el deseo real que todos crezcan como lo que son, tus colaboradores, que buscan un objetivo común: GANAR.

 

 

 

DIY. Cómo ahorrar dinerito.

Ayer vi en las redes un “challenge” para ahorrar dinero.

Mientras desayunaba he hecho mis cálculos, a la vieja usanza, usando los dedos de vez en cuando para contar 🙂 y recordando algunos trucos que me hacían llegar a la meta.

Los retos pequeños nos hacen acostumbrarnos al sacrificio y alcanzar metas más grandes.

Aquí les comparto mis trucos:

  1. He utilizado un envase de vidrio con tapa grande, no le he abierto ranura porque no me gusta.
  2. Elegir un día, a mi últimamente me empiezan a gustar los miércoles, marcarlo con un emoticono divertido ayuda, en el calendario de la cocina…. Esta vez me fío de mi Google Calendar.
  3. Cumplir fielmente con las cantidades y aquí está la “triquiñuela“, mete la chatarrilla, esas monedas de color cobre que juntas son una fuerza monetaria.
  4. Esconder la alcancía, para mi tenía un contexto diferente no era para que no me robaran, era simplemente mantener un secreto, algo mío.

Aquí tienes una hoja de Excel que he hecho, te la puedes descargar o hacerla es muy sencillo:

Money Challenge

Marketing … cojonero

El arte de molestar. Es efectivo y Risto Mejide lo ha evolucionado, lo que me gusta es que se basa en fundamentos razonados, él lee mucho, viaja, es un hombre culto y se rodea de gente que le aporta diversos puntos de vista incluso creo que hasta prefiere los que van en contra suya con el objeto de hacer fuerte su criterio.

Risto ha escrito varios libros, artículos, ha dado conferencias y me he divertido con todos los vídeos que hay en YouTube donde salen sus frases y bellezas, es más admito que veía OT solo para escuchar como desangraba a su víctima.

Al César lo que es del César, sabe venderse a si mismo y la experiencia le ha desarrollado el tercer ojo para ver talento donde lo hay.

 

No hagas que me monstrosé…

Monstrosearse: dícese de la persona que por un estímulo externo se transforma en un ser desagradable y de mal genio, como si del personaje Hulk se tratara.

No hagas que me monstrosé” esta frase se la escuché a una madre, cuando su linda criatura le formaba una pataleta en plena calle, todavía me río cuando recuerdo la escena, se imaginan una madre transformada en un bicho mutante con 3 cabezas.

Pero la realidad es que es fácil monstrosearse cuando vas a una entidad pública, te piden una lista de requisitos y cuando los llevas te dicen que faltan más. O cuando estás esperando bajo el sol caribeño media hora para ser atendido y viene un extraterrestre que pasa por delante o cuando te subes al MetroBus y el conductor se monstrosea porque le han dicho algo que no le ha gustado y decide bajarse e irse, dejándonos a todos transformados en monstruos dentro.

Confieso que me gusta la frase. Original es, sin duda.

Un viaje placentero

CollageCanal

He hecho muchos viajes, he visto paisajes únicos pero los que siempre recuerdo son aquellos donde la compañía los hizo inigualables y especiales, muchas gracias Rosa y Eric Wimberly por darme la oportunidad de compartirlo y disfrutarlo al máximo. Me gustó ver y valorar el trabajo que realizamos los panameños, muy a nuestro estilo, sentido del humor y echáos pa´lante.