¿Qué es el salario emocional?

 

Tuve la oportunidad de asistir a una charla interesante en CAEB el 3 de marzo dictada por el psicólogo y coach Humberto Borrás de TalenthumConsultores

El tema estaba muy asociado a la prevención de riesgos laborales y a la productividad de los trabajadores.

El salario emocional son todas las retribuciones no económicas que el trabajador puede obtener de la empresa con el objetivo que sea más productivo.

Este salario emocional busca que el trabajador se comprometa, sea leal y que sea feliz haciendo las tareas que se le asignan.

Por ejemplo: los horarios flexibles, plan de incentivos, formación, actividades, programa de reconocimiento, entre otros.

Sin embargo, aunque todos sabemos que felices trabajamos mejor y más, no siempre garantiza que si la empresa lo pone en práctica todo sea maravilloso.

Creo que para que funcione tienes que conocer muy bien con quien estás trabajando, sus necesidades actuales y sus deseos futuros y a partir de allí adaptar las estrategias de “lavado cerebral”.

Esta claro que es responsabilidad del “líder” fomentar el buen clima, la comunicación y la organización.  Si no tienes estas destrezas, contrata a alguien que lo tenga.

Cada vez más los trabajadores valoran ese “extra”, y es porque el salario mínimo es ridículo.  Cada vez menos se toleran a “jefes” inseguros, malhumorados e irascibles.

Nadie niega que algún día pueda ser difícil pero tus trabajadores no son tus parientes cercanos, son personas que trabajan porque les interesa lo que les estás ofreciendo.

Yo me quedo con la “inteligencia egoísta”, que si solo te mueve el dinero y llegar a los objetivos tendrás que hacer ver que te importa lo que pasa aunque para ti solo sean números.

Tiene sentido porque cuando emprendes un negocio es para ganar dinero, incluso las ONG lo piden a cada momento para sus proyectos.

Y si un trabajador no te es rentable, hay que cambiarlo por otro.

Si solo te mueve tú interés más temprano que tarde tus colaboradores se darán cuenta y a la primera oportunidad se irán, con lo que conlleva invertir tiempo para reclutar, elegir, formar y el nuevo recluta no tardará en unirse junto con los que aún no han podido huir o peor aún hacen lo mínimo para que no les toquen los cojo….es.

Cuidado si sólo te mueve la inteligencia para los números y no el deseo real que todos crezcan como lo que son, tus colaboradores, que buscan un objetivo común: GANAR.

 

 

 

Anuncios

2 comentarios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s