Mi experiencia con el servicio de Correos Panameño y Español

Tengo que decir de antemano que soy usuaria del servicio de correos porque envío y recibo paquetes a menudo, por lo que tengo un cúmulo de anécdotas.

El día 23 de junio de 2016, mi madre va a una oficina de correos de Panamá a poner dos paquetes y siguiendo el estricto protocolo, tienes que enseñar lo que vas a enviar a la funcionaria, rellenar un formulario, y además entregar una copia de tu cédula (DNI), luego empaquetar frente al funcionario lo que vas a enviar.  Te dan las estampillas y las pegas. (Este protocolo lo hice muchas veces cuando vivía allí, no ha cambiado).

Una vez que tienes todo bien pegado y embalado, (más te vale que sea así).  Te dan un número de seguimiento del paquete siempre y cuando sea un paquete certificado.

El número de expedición es, o se supone, un número único para que puedas rastrear, (gracias a las nuevas tecnologías) tu paquete y saber donde diablos está.

En vista de que un paquete desde Panamá a España suele demorar entre 2 a 3 semanas en llegar, para la cuarta semana  fui a la página de Correos Panamá y ví lo siguiente:

Trayectoria de un paquete enviado desde Panamá utilizando su servicio de Rastreo y Seguimiento
Web tracking: seguimiento de un paquete enviado desde Panamá
Trayectoria de un paquete enviádo desde Panamá con destino a España.
Web tracking: seguimiento de un paquete enviado desde Panamá

Hablé con el remitente para que investigara sobre esto en las oficinas donde puso el paquete y la respuesta que le dieron fue: “Los paquetes están en España, que reclame allí”.

En experiencias anteriores, el número expedición que te dan suele ser para uso local, cuando llega al país de destino le asignan otro número.

Cómo es usual en Panamá, quien te atiende depende de la suerte que tengas,en pocas palabras, invoca al santo de tu elección antes de preguntar.  (Mi madre fue dos veces a preguntar) la respuesta fue la misma: “pregunte en correos de allá, aquí me aparece que llegaron a España”.

El servicio de correos no es gratis y mucho menos barato y más si lo pagas certificado como es el caso.

Yo fui el jueves 21 de julio fui a las oficinas de correos de Alaró a preguntar con los números de expedición, ya que como era de esperar, en la página web de Correos de España no aparecían.

Aquí viene lo curioso del asunto, la chica me dice que sí los paquetes están en España desde el 27 de junio de 2016. O_O  ¡Fantástico!…, ¿por qué no tengo mis paquetes?. ¡ Ah! no se… Quizás están en aduanas retenidos…, ¡Muy bien!, ¿qué tengo que hacer?…

No pudo darme más información porque según ella el programa que usan para ver los seguimientos no le iba.

Aproveché para también comentarle que estaba a la espera de dos paquetes procedentes de China, y como no se han enviado certificados no hay forma de darle seguimiento y por ende la probabilidad de que llegue a mis manos, es… ( no se como decirlo para que no se lea mal….) 😦

Bien, volvamos al asunto, el martes volví a mi sucursal en Alaró a ver si esta vez la intranet les funcionaba y podían darme alguna pista sobre los paquetes perdidos, (mi madre el lunes fue a Correos de La Chorrera a preguntar, y con los mismos resultados).  Una vez más la chica no pudo ver nada en su programa y me dijo que había que poner una reclamación.

Me pasé por la página de Correos España, puse mi reclamación, y al día siguiente puse un Tweet quejándome.

Tengo que decir, que se han preocupado en responderme, algo que agradezco enormemente y los elogio.  Tanto la reclamación por email, como el Tweet. ¡Olé!

El remitente ha ido a poner la reclamación en la sucursal de La Chorrera y estamos a la espera.

En resumen y siendo objetiva:

  1. He trabajado con varias empresas de transporte y la verdad en comparación con la de Panamá, correos de España le da mil vueltas.  Nada más hay que ver las páginas webs y el servicio al cliente.  La de Panamá es penosa. 😦
  2. ¡Es un error!. De acuerdo, para eso se hicieron las reclamaciones para ser escuchadas y sobre todo respondidas, la web de Correos de Panamá, no tiene una sección de reclamaciones, te tienes que fiar de lo que te diga el funcionario de turno.  ¡Muy mal!.

Seguiré esperando el desenlace…..

Los paquetes jamás llegaron…..

Se pagó por un servicio de correos caro y mediocre…

 

 

Imágenes vs Palabras

Imagenes o Palabras

Cada vez más nos da pereza leer y así nos va, no tenemos léxico y nuestra forma de expresarnos va a peor.

El hábito de la lectura, seguir blogs de personas que redactan bien y tienen un vocabulario rico ayuda a tener recursos para desenvolvernos mejor y ponerlo en práctica.

La razón es porque con la velocidad y la cantidad de información que nos llega a diario, en menos de tres segundos  podemos descartar lo que no nos interesa.

Escaneamos, no leemos.

Ni hablar de la caligrafía, la mía ha ido a peor. A tal punto que no entiendo mi letra, todo lo tecleo y aquí si que he ganado velocidad y con el autocorrector ni me preocupo en pensar si está bien escrito o no, botón derecho sobre la palabra y elegir de lo que te sugiere el programilla.

Aún así, creo que una desventaja de las imágenes es que te ata a la idea de otro, te quedas con esa toma en tu cabeza.

No quiero decir que no se piense al ver una imagen es sólo que ya están los elementos expuestos desde el punto de vista del autor, al leer es diferente, él puede redactarlo de una forma pero cada uno llevarlo a su terreno más personal.

Es cuestión de hábito. 🙂 Continue reading “Imágenes vs Palabras”

Marca Personal

cropped-20130417090238111.jpgAyer tuve la oportunidad de ser oyente en un webinar sobre cómo crear y cuidar tu marca personal por Claudio Inacio.

Da gusto escuchar a gente que habla por experiencia propia y te sirve de referente para mejorar y seguir motivado.

Me gustó la sinceridad cuando se refería a que ser blogger no es tarea fácil y que sucumbir por el desánimo es un error muy común.

La marca personal hay que trabajarla mucho sobre todo para llegar a los que no te conocen y de agregar valor a los que sí.

Tampoco es algo temporal, es tu sello de identidad que te acompañará siempre.

En resumen, trabajo, trabajo y más trabajo para llegar a los objetivos. 🙂

 

¿Qué es el salario emocional?

Salario emocional

Tuve la oportunidad de asistir a una charla interesante en CAEB el 3 de marzo dictada por el psicólogo y coach Humberto Borrás de TalenthumConsultores

El tema estaba muy asociado a la prevención de riesgos laborales y a la productividad de los trabajadores.

El salario emocional son todas las retribuciones no económicas que el trabajador puede obtener de la empresa con el objetivo que sea más productivo.

Este salario emocional busca que el trabajador se comprometa, sea leal y que sea feliz haciendo las tareas que se le asignan.

Por ejemplo: los horarios flexibles, plan de incentivos, formación, actividades, programa de reconocimiento, entre otros.

Sin embargo, aunque todos sabemos que felices trabajamos mejor y más, no siempre garantiza que si la empresa lo pone en práctica todo sea maravilloso.

Creo que para que funcione tienes que conocer muy bien con quien estás trabajando, sus necesidades actuales y sus deseos futuros y a partir de allí adaptar las estrategias de “lavado cerebral”.

Esta claro que es responsabilidad del “líder” fomentar el buen clima, la comunicación y la organización.  Si no tienes estas destrezas, contrata a alguien que lo tenga.

Cada vez más los trabajadores valoran ese “extra”, y es porque el salario mínimo es ridículo.  Cada vez menos se toleran a “jefes” inseguros, malhumorados e irascibles.

Nadie niega que algún día pueda ser difícil pero tus trabajadores no son tus parientes cercanos, son personas que trabajan porque les interesa lo que les estás ofreciendo.

Yo me quedo con la “inteligencia egoísta”, que si solo te mueve el dinero y llegar a los objetivos tendrás que hacer ver que te importa lo que pasa aunque para ti solo sean números.

Tiene sentido porque cuando emprendes un negocio es para ganar dinero, incluso las ONG lo piden a cada momento para sus proyectos.

Y si un trabajador no te es rentable, hay que cambiarlo por otro.

Si solo te mueve tú interés más temprano que tarde tus colaboradores se darán cuenta y a la primera oportunidad se irán, con lo que conlleva invertir tiempo para reclutar, elegir, formar y el nuevo recluta no tardará en unirse junto con los que aún no han podido huir o peor aún hacen lo mínimo para que no les toquen los cojo….es.

Cuidado si sólo te mueve la inteligencia para los números y no el deseo real que todos crezcan como lo que son, tus colaboradores, que buscan un objetivo común: GANAR.

 

 

 

Marketing … cojonero

El arte de molestar. Es efectivo y Risto Mejide lo ha evolucionado, lo que me gusta es que se basa en fundamentos razonados, él lee mucho, viaja, es un hombre culto y se rodea de gente que le aporta diversos puntos de vista incluso creo que hasta prefiere los que van en contra suya con el objeto de hacer fuerte su criterio.

Risto ha escrito varios libros, artículos, ha dado conferencias y me he divertido con todos los vídeos que hay en YouTube donde salen sus frases y bellezas, es más admito que veía OT solo para escuchar como desangraba a su víctima.

Al César lo que es del César, sabe venderse a si mismo y la experiencia le ha desarrollado el tercer ojo para ver talento donde lo hay.

 

No hagas que me monstrosé…

Monstrosearse: dícese de la persona que por un estímulo externo se transforma en un ser desagradable y de mal genio, como si del personaje Hulk se tratara.

No hagas que me monstrosé” esta frase se la escuché a una madre, cuando su linda criatura le formaba una pataleta en plena calle, todavía me río cuando recuerdo la escena, se imaginan una madre transformada en un bicho mutante con 3 cabezas.

Pero la realidad es que es fácil monstrosearse cuando vas a una entidad pública, te piden una lista de requisitos y cuando los llevas te dicen que faltan más. O cuando estás esperando bajo el sol caribeño media hora para ser atendido y viene un extraterrestre que pasa por delante o cuando te subes al MetroBus y el conductor se monstrosea porque le han dicho algo que no le ha gustado y decide bajarse e irse, dejándonos a todos transformados en monstruos dentro.

Confieso que me gusta la frase. Original es, sin duda.