No hagas que me monstrosé…

Monstrosearse: dícese de la persona que por un estímulo externo se transforma en un ser desagradable y de mal genio, como si del personaje Hulk se tratara.

No hagas que me monstrosé” esta frase se la escuché a una madre, cuando su linda criatura le formaba una pataleta en plena calle, todavía me río cuando recuerdo la escena, se imaginan una madre transformada en un bicho mutante con 3 cabezas.

Pero la realidad es que es fácil monstrosearse cuando vas a una entidad pública, te piden una lista de requisitos y cuando los llevas te dicen que faltan más. O cuando estás esperando bajo el sol caribeño media hora para ser atendido y viene un extraterrestre que pasa por delante o cuando te subes al MetroBus y el conductor se monstrosea porque le han dicho algo que no le ha gustado y decide bajarse e irse, dejándonos a todos transformados en monstruos dentro.

Confieso que me gusta la frase. Original es, sin duda.